sábado, 28 de agosto de 2010

Cómo bañar a un perro

Cómo bañar a un perro
Claves para no gastar en la veterinaria

Antes de comenzar a bañar un perro, es necesario desenredar su pelo, cepillándolo por todos lados. Esto es así por que es prácticamente imposible de peinar el pelo mojado y enredado.

Por otro lado, el pelo liso permite que el champú y las cremas actúen con mayor eficacia, ya que se facilita el masajeo correcto del pelo del animal.

De cualquier forma, no se recomienda la utilización de champú para bebés, ya que éste está diseñado para la piel humana, la cual tiene un espesor promedio de un milímetro, frente al 0,1 y 0,5 mm de la piel canina. Además, el pH del ser humano es algo más ácido que el de los perros.


Uso del champú antigrasa

El champú seco debe utilizarse sólo de manera excepcional, puesto que su acción sobre el pelo del perro podría resultar agresiva, ya que elimina en exceso la grasa que, a modo de protección, se encuentra en la superficie del pelo, con lo que la piel queda más expuesta a los microbios y bacterias externas.


El cepillado

El cepillado debe realizarse en un lugar calmo, donde ni el perro ni el dueño puedan distraerse. Se debe comenzar a hacerlo desde la cola hacia la cabeza, incluyendo también las patas, con pasadas suaves pero firmes. Si el perro tiene algún tipo de subpelaje, se debe abrirlo con una mano, mientras con la otra se cepilla en dirección del crecimiento del pelo.

Una vez que se hayan quitados todos los enredos, se debe revisar por si ha quedado algún nudo rebelde. Este debe ser agarrado con una mano, mientras que con la otra se lo corta con sumo cuidado.

La cara y el cuello, son partes extremadamente sensibles, que deben peinarse con mucho cuidado. En tanto, las orejas se deben limpiar levantando cada una de ellas, mientras se pasa el cepillo. La cola se cepilla en el sentido del cuerpo hasta la punta.


Elementos a usar para el cepillado

Para comenzar, siempre será fundamental utilizar un peine. Con él, se pueden separar los mechones de pelo, y desenredar los nudos pequeños y superficiales. Es muy recomendable un peine metálico, con dientes en forma redondeada, para evitar dañar la piel del perro.

Un elemento muy útil que se puso de moda en los últimos tiempos, son las manoplas de goma. Son como un cepillo con púas de goma, que se utilizan para desprender el pelo muerto y sucio en los pelajes rasos.

Para esto, también son muy útiles (y más económicos) los cepillos de cerdas, que también eliminan la suciedad y dan brillo al manto del animal. Son altamente recomendables los de cerdas de jabalí o nylon.

Si lo que se busca principalmente es desenredar un pelo con muchos nudos, se puede utilizar un cepillo de púas metálicas. Se recomiendan aquellos que tengan una base de goma, y cuyo largo de púas sea lo suficientemente prolongado como para poder penetrar en el pelaje, llegando de esta forma a la piel. De hecho, para los pelajes cortos y largos, los cepillos son diferentes.



Antes del baño
  • Limpieza del canal auditivo. Con suero fisiológico y con una gasa limpiar bien los oídos. También hay productos específicos para este fin.
  • Limpieza de ojos. Con suero fisiológico y con una gasa limpiar bien los ojos. También hay productos específicos para este fin.
  • Ano: Limpiar y recortar de pelo alrededor del ano, algo menos 1 cm.
  • Corte de uñas y espolón. La forma de cortar el espolón es dejando unos milímetros desde la raíz hasta el corte, sino estamos seguros cortar sólo la punta de la uña. Para el resto de las uñas las podemos cortar tomando como base el plano que forma el cortaúñas al apoyarlo en la almohadilla plantar. Otra forma es apoyar la pata del perro en una mesa y el cortaúñas a ras de la misma, lo que hay que cortar es lo que coja el cortaúñas abierto sin moverlo.
  • Antes que el perro esté siquiera cerca del agua, cepillarlo bien. Esto es muy importante. Todo el pelo muerto tiene que ser removido de su pelaje exterior y del interno. Si el perro tiene nudos o pelos enredados, deben ser removidos antes del baño. Un acondicionador no sirve para deshacer los nudos. De hecho, si bañas a tu perro sin antes cepillarlo completamente, la suciedad y el champú se quedarán entre los pelos enredados, creando un problema peor ya que hacen los nudos aún más tiesos. Esto también puede causar problemas en la piel o empeorar las cosas si ya existían problemas previos.
En los perros de pelo corto, el baño tampoco removerá todo el pelo suelto. Es necesario cepillar antes y después del baño. Es recomendable cepillar al perro fuera de la casa, ya que los pelos vuelan por todos lados.
El baño: Mojar bien al perro, del cuello a la cola, dejando la cabeza, cara y orejas para luego. Comienza enjabonando sus patas traseras. Luego la cola y su trasero (presta mucha atención a esa zona). Luego enjabonar el lomo, pecho, y patas delanteras. Ahora, mojar cuidadosamente la cabeza, cara y orejas. Enjabonar esas áreas, con especial cuidado de no meter espuma en los ojos del perro aunque estés usando champú sin lágrimas. Ahora, a enjuagar. Y enjuagar. Y enjuagar. Primero enjuagar el champú de la cabeza, cara y orejas, y luego del cuerpo y las patas. No olvidar la parte entre las piernas del perro. Seguir enjuagando hasta que ya no se sienta champú en ningún lado del perro y el agua circule clara. Cualquier resto de champú que quede en el perro puede causar picazón, descamaciones, y problemas de piel.
El Secado: Al terminar, envolver al perro en una toalla para absorber el exceso de agua y prevenir que se sacuda por todos lados. Luego secar cada parte del perro en forma sistemática: cara, cabeza, orejas, cuerpo, patas, y cola. Primero un buen secado con la toalla puede ahorrarnos mucho tiempo. Finalizar secando con un secador que esté a una temperatura agradable, y no colocarlo muy cerca de la piel del perro (los perros son más sensibles al calor).

Recuerda:
  • Tener las toallas preparadas para secarle.
  • Poner una alfombra antideslizante de goma en la bañera o en el fregadero para que no resbale y se sienta seguro.
  • No es recomendable poner algodón en los oídos. El algodón actúa como una mecha, y lleva el agua hacia los oídos. Sólo se cuidadoso e intenta que no le entre agua en los oídos.
  • Tener a mano el champú y la crema suavizante o acondicionador, si le hace falta.
    Aunque la botella de champú indique “enjabonar dos veces”, un perro casi nunca lo necesita, a menos que hubiera pasado mucho tiempo de su último baño y se encuentre excepcionalmente sucio.
  • Cepillar y deshacer todos los nudos del pelaje antes del baño. Si el perro está muy anudado, es hora de visitar a un peluquero profesional.
  • La mayoría de los perros no necesitan más que un baño al mes. Bañar un perro demasiado seguido puede secar la piel y el pelaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada